Pinturas de montaña más famosas

Las pinturas de paisajes y naturaleza han sido algunos de los géneros más populares para los artistas a lo largo de la historia de la humanidad. Está claro que las montañas a menudo sirven como …

Las pinturas de paisajes y naturaleza han sido algunos de los géneros más populares para los artistas a lo largo de la historia de la humanidad. Está claro que las montañas a menudo sirven como símbolo de una variedad de cosas en el arte, como un obstáculo poderoso, la continuidad, Dios y muchas otras cosas.

Artistas de todo el mundo a menudo han utilizado montañas en sus obras para enfatizar una sensación de poder tanto de lo divino como de la naturaleza.

Las montañas suelen dominar el paisaje y algunos artistas han pintado series completas de obras dedicadas a una sola montaña o al área alrededor de determinadas montañas.

Sus picos cubiertos de nieve proporcionan un marcado contraste con los exuberantes valles verdes y las tierras bajas que se encuentran debajo de las montañas.

En los últimos siglos, los paisajes de montaña se han vuelto bastante populares entre los artistas que prestan especial atención a lo que estas enormes masas de tierra simbolizan para ellos y para el espectador.

Pinturas de montaña famosas

En este artículo, examinaremos algunas de las pinturas de montaña más famosas jamás creadas y analizaremos más de cerca las motivaciones que tuvo cada artista para producir estas obras.

1. Mirando hacia el valle de YosemiteAlbert Bierstadt

Albert Bierstadt fue uno de los paisajistas más brillantes que jamás haya existido. Durante su carrera, produjo una serie de obras relacionadas con algunos de los paisajes más asombrosamente bellos de los Estados Unidos.

Muchas de sus mejores pinturas se centran en el valle de Yosemite y las montañas que rodean el famoso espacio que fue designado como Parque Nacional en 1890.

La pintura de Bierstadt de 1865 destacó una de las escenas más impresionantes del área de Yosemite, que era el valle en sí.

Era un paisajista célebre y ya había acumulado muchos seguidores entre los entusiastas del arte en los Estados Unidos debido a sus representaciones poderosamente realistas de escenas como esta.

La pintura se titula Looking Down the Yosemite Valley. Los historiadores del arte dicen que Bierstadt se aventuró al valle todas las tardes durante muchas semanas o meses en sus esfuerzos por capturar la perfecta exhibición de luz que brillaba y se reflejaba en las paredes de las montañas a ambos lados del valle.

2. El vagabundo sobre el mar de niebla – Caspar David Friedrich

Caspar David Friedrich fue un pintor alemán que estaba muy afectado por lo que se conoce en su país de origen como pasión por los viajes, o el deseo insaciable de viajar por el mundo y ver toda su belleza.

Pasó mucho tiempo viajando a varios lugares del mundo para contemplar la belleza natural que contienen.

Friedrich es reconocido como uno de los pintores más prolíficos de la época del Romanticismo y sus obras fueron características de los diferentes elementos que dieron fama a muchas de sus pinturas.

Leer Mas  Las pinturas de aves más famosas

Sin lugar a dudas, su pintura de montaña más famosa se titula El vagabundo sobre el mar de niebla. Se completó en 1818 y representa a un solo hombre de pie sobre un afloramiento rocoso con vistas a una amplia cadena montañosa que está cubierta de niebla.

Las pinceladas casuales de Friedrich y los intensos detalles en el primer plano parecen crear la sensación de que el hombre está de pie con la cara al viento mientras la niebla comienza a desaparecer.

La obra es un símbolo de la propia fascinación de Friedrich por esos paisajes y muchos críticos de arte creen que el hombre de la pintura es una representación de sí mismo.

3. El corazón de los AndesIglesia Frederic Edwin

El corazón de los Andes - Frederic Edwin Church

Otra de las pinturas de montaña más importantes es una obra que parece ser de naturaleza casi cinematográfica, ya que presenta una amplia vista de un exuberante valle con una imponente montaña en la distancia.

Frederic Edwin Church fue un conocido pintor paisajista estadounidense que es recordado como un miembro fundamental de la Escuela del Río Hudson, que incluía a varios paisajistas distinguidos de los Estados Unidos.

Una de sus obras de arte más notables se titula El corazón de los Andes. Fue pintado en 1859 y representa una escena de la cordillera de los Andes en América del Sur.

Durante este período de tiempo, varios artistas estadounidenses se aventuraron al continente sudamericano para capturar la belleza de las cadenas montañosas y otras áreas.

En esta obra, el espectador ve una cascada en primer plano seguida por el valle que se extiende hasta el borde de la cordillera.

Una montaña aún más alta y dominante se ve en el lado izquierdo del fondo con sus crestas y picos cubiertos de nieve.

4. Viento del sur, amanecer despejado(Fuji rojo)Katsushika Hokusai

Viento del sur, amanecer despejado (Fuji rojo) --Katsushika Hokusai

Katsushika Hokusai es uno de los artistas más famosos de la historia japonesa. Muchos de sus trabajos se centraron en entornos naturales como montañas u océanos y algunos fusionaron ambos.

Pintó con un estilo muy distinto y colorido que a menudo resaltaba el contraste entre ciertos elementos, como una montaña y su valle inferior.

Una de sus pinturas más notables se titula South Wind, Clear Dawn (Red Fuji). La obra fue parte de una serie de 36 pinturas que se centró en las diferentes representaciones del legendario monte Fuji de Japón.

Completado en 1832, las obras de Hokusai todavía no podían venderse fuera de su Japón natal, pero muchas de sus pinturas y copias de ellas llegarían a manos de coleccionistas de arte estadounidenses y europeos.

Esta pintura representa la coloración roja única que se sabe que tiene el monte Fuji en las condiciones adecuadas al amanecer. La inclusión de Hokusai de un cielo azul brillante junto al pico saliente de la montaña enfatiza aún más el grado en que el Monte Fuji parece dominar el paisaje circundante.

Leer Mas  Las flores mas famosas en pinturas

5. Mont Sainte Victoire (Courtauld)Paul Cezanne

Mont Sainte Victoire (Courtauld) - Paul Cézanne

Paul Cézanne es recordado como uno de los pintores franceses más emblemáticos de la historia y uno que realmente dio forma a la evolución del arte en el movimiento postimpresionista y en adelante.

Pintó muchas obras pertenecientes a diversos paisajes y montañas, pero ninguna llamó tanto su atención como Mont Sainte Victoire, que es una enorme cresta de piedra caliza ubicada en el sur de Francia.

De hecho, Cézanne dedicó docenas de pinturas a esta montaña y se sabe que pintó una variedad de ángulos y representaciones diferentes de este famoso paisaje. La más notable de estas obras se titula simplemente Mont Sainte Victoire (Courtauld).

Terminada en 1887, esta pintura contrasta los colores brillantes y divertidos de los campos en el valle de abajo con la ladera desolada de la montaña.

6. La hora doradaThomas Moran

La hora dorada - Thomas Moran

Muchos artistas optaron por retratar las montañas que pintaron en contraste con el amanecer o el sol poniente, ya que esto proporcionaba una escena excepcional de la increíble belleza del sol combinada con la de los picos rocosos de las montañas.

Una pintura de montaña en particular que incluye niveles intensos de luz solar fue realizada por Thomas Moran, un pintor y grabador estadounidense que trabajó durante finales del siglo XIX y principios del XX.

La pintura muestra las increíbles montañas que parecen surgir del suelo junto al río Green en el suroeste de Wyoming.

Esta obra de 1875 es casi incomparable en la capacidad del artista para combinar el amanecer y el paisaje montañoso en una obra impresionante.

7. El viaje de la vida, infancia – Thomas Cole

 El viaje de la vida, infancia - Thomas Cole

Thomas Cole a menudo es considerado el padre de la pintura de paisajes estadounidense, ya que fundó la escuela del río Hudson a principios del siglo XIX.

Regularmente se enfocaba en paisajes que incluían cadenas montañosas, ya que se sumaban a la variedad de paisajes que se sumaban a la mística y el asombro que muchos en los Estados Unidos y Europa nunca habían visto antes.

Una de sus obras más famosas fue una serie titulada The Voyage of Life, Childhood. Estas pinturas se realizaron entre 1844 y 1848 y cuentan con cuatro pinturas distintas que representan una etapa diferente de la vida.

Cada uno de los majestuosos paisajes presenta a un niño que se convierte en un anciano en el transcurso de las obras que está custodiado por una figura angelical.

8. Las Montañas RocosasAlbert Bierstadt

Las Montañas Rocosas - Albert Bierstadt

Otra de las pinturas de montaña de Albert Bierstadt involucra los picos ilustres de las Montañas Rocosas que se extienden por gran parte del oeste de los Estados Unidos.

Desde principios hasta mediados del siglo XIX, muchos estadounidenses que vivían en la mitad oriental del país aún no habían puso los ojos en esta majestuosa cadena montañosa que se extiende por miles de millas.

Leer Mas  Las pinturas de aves más famosas

Muchos solo lo habían leído en libros hasta que pudieron ver obras de artistas como Bierstadt, que había viajado a esta parte del país.

Capturaría gran parte de la maravilla y la belleza asociadas con las Montañas Rocosas en una obra conocida como Las Montañas Rocosas.

Pintado en 1863, el trabajo de Bierstadt atrajo la aclamación generalizada y provocó aún más fascinación por parte del público estadounidense sobre qué tipo de tierra había más allá del río Mississippi.

9. Escena de ‘El último de los mohicanos’: Cora arrodillada a los pies de TanemundThomas Cole

Escena de 'El último de los mohicanos': Cora arrodillada a los pies de Tanemund - Thomas Cole

A principios de la década de 1800, se hizo evidente que muchos de los pueblos y tribus nativos americanos que habían habitado la tierra en lo que se convirtió en los Estados Unidos estaban siendo rápidamente expulsados, incluso hasta el punto de la extinción.

Una famosa novela de James Fenimore Cooper contó la historia de la tribu mohicana que se enfrentó a una lucha brutal con los colonos y finalmente expulsó de su tierra natal. El libro fue un clásico instantáneo y lo sigue siendo incluso hoy.

Una de las pinturas estadounidenses más famosas jamás creadas se basa en esta historia y captura una de las escenas más impactantes del libro cuando la tribu se reúne al pie de White Mountain en New Hampshire.

Thomas Cole interpretó esta hermosa representación de esta escena en una pintura titulada Escena de ‘El último de los mohicanos’: Cora arrodillada a los pies de Tanemund, que se completó en 1827.

La obra presenta a la tribu reunida en círculo al borde de un acantilado en un mirador cerca de White Mountain. Esta pintura también utiliza diferencias sutiles en la luz y la oscuridad, ya que se puede ver el sol poniente barriendo el paisaje.

10. Pase en Glencoe EscociaThomas Moran

Pase en Glencoe Escocia - Thomas Moran

Otra de las grandes obras maestras de Thomas Moran fue creada en 1882.

Era conocido por pintar varios paisajes y más adelante en su carrera se enfocaría en aquellos que presentaban elementos de lluvia y otros eventos climáticos que cambiaban el color y el contraste de las montañas y otros elementos en sus pinturas.

Uno de esos trabajos se centró en un famoso paso de montaña en el corazón de Escocia. Esta pintura se titula Pass at Glencoe Scotland y presenta una tormenta de lluvia demasiado común que sopla a través de las montañas distantes mientras una corriente tranquila balbucea hacia el espectador en primer plano.

Los colores de la pintura combinados con las nubes y el clima crean una escena memorable que es lo suficientemente vívida como para que el espectador casi sienta la lluvia fría moviéndose hacia ellos.

Deja un comentario